Seleccionar página

La fundación del monasterio de San Antolín de Bedón un templo benedictino románico edificado en el siglo xiii, y del que queda solamente la iglesia, que está envuelta en la leyenda y atribuida a un conde llamado don Munio o Muñazán. El monasterio fue dedicado a “San Antolín de Apamea”, un mártir sirio del siglo iv, y  probablemente fue a principios del siglo XIII cuando el monasterio se acogió a la regla benedictina y comenzaron las obras de la iglesia según consta en una inscripción donde se menciona que la obra la comenzó el abad Juan en 1205 así como otra de la misma fecha en la cabecera de la iglesia.

Respecto a la playa del mismo nombre, donde rinde sus aguas el rio Bedón, que la divide en dos playas, es buena para “surferos”, pero en algunos puntos de ella entraña para los bañistas unos cuidados adicionales de seguridad, ya que la desembocadura del río crea remolinos que pueden ser peligrosos. La parte de Levante es muy bonita pero al estar muy abierta al Norte, es la mas batida por las mareas, y por tanto conllevando un cierto peligro.

Desde Llanes, salir por la carretera antigua, la AS-263, en dirección a Oviedo y Posada. Una vez dejada atrás Posada, seguir por la misma carretera hasta pasar por debajo del viaducto de la autovía A-8, y enseguida llegamos al Monasterio y la playa.

Distancia desde Llanes 11 kilómetros.