Seleccionar página

Es un plato de primer orden muy aceptado por los llaniscos.

Su elaboración parte de una masa que no es panosa, es más bien “hojaldrosa”, y su relleno, está compuesto por un sofrito de:
Salsa de tomate casera, pimiento verde, cebolla, ajo, aceite de oliva virgen y sal, a la que se le añade el “bonito blanco del Norte” (albacora), y a la que antes de introducirla en el horno para su cocción, se “pinta” con yema de huevo. El resultado que lo juzgue el gusto de cada cual.