Seleccionar página

Un cachopo, es un plato característico de la cocina asturiana. Consiste en dos filetes de ternera grandes y entre ellos jamón y queso. El conjunto se come frito y caliente tras ser empanado en huevo y pan rallado y se suele servir con guarnición de patatas, pimientos o champiñones.

A partir de esta forma original han surgido múltiples variantes de cachopos de pescado, pollo o cerdo y rellenos de marisco, cecina, setas, pimientos, quesos, espárragos, etc.

Las primeras referencias sobre el cachopo asturiano las recoge el doctor Gaspar Casal, a primeros del siglo XVIII. Su popularidad se produce en la década de 1950, Como dice el crítico gastronómico José Ignacio Gracia Noriega, “el cachopo era un plato antiguo y de sobra conocido por la burguesía asturiana de comienzos del siglo XX pero su prestigio definitivo no llega hasta finales de los cincuenta o principios de los sesenta gracias al buen hacer de algunos restaurantes de Oviedo y Grado”.

El origen del término cachopo proviene de la semejanza que estos filetes empanados guardaban con los «cachopos», por su color y gran tamaño, que es como se denominan a los castaños huecos en algunas zonas de la montaña asturiana (del latín caccabum, recipiente), cuya corteza se usaba como recipiente de gran dimensión para guardar herramientas de labranza.

  1. Ojo con los “cachopos XXL”, con uno pueden comer hasta 3 personas.